Ya decía Platón que “al hombre se le conoce por sus sueños” y es a ambos sentidos de la palabra sueño a lo que se refería.  Freud afirma que los sueños, los síntomas neuróticos, los actos fallidos tienen un sentido y no solamente causas, a pesar de que ese sentido sea completamente desconocido por el sujeto que experimenta estos fenómenos. “Diríamos, que el sueño revela el pasado, pues procede de él en todo sentido. Sin embargo, la antigua creencia de que el sueño muestra el porvenir, no carece por completo de verdad. Representando un deseo ya realizado el sueño lleva realmente al porvenir”.

Según Carl Jung,  ”en realidad los sueños son productos del alma; son espontáneos, sin tomar partido, sustraídos a lo arbitrario de la conciencia. Son pura naturaleza y como consecuencia de una verdad natural y sin pintura (…) meditar sus sueños, es hacer una vuelta sobre sí mismo”.

Quizás hoy día, más que nunca tendríamos que darle una vuelta de tuerca a Platón, Freud y Jung, para afirmar que somos lo que soñamos, y que sin sueños no hay mañana.

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 157 user reviews.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>